Ingeniería de proyectos

Ingeniería de Proyectos con Noex

Nos diferenciamos de la competencia por nuestros valores en la aplicación de nuestros servicios de ingeniería. Nuestra trayectoria está avalada por una amplia experiencia en el sector, con clientes consolidados en áreas tan diversas como el pequeño y mediano Comercio, Grandes Centros Comerciales, Talleres de Reparación, Concesionarios de Vehículos, Centros de Actividades Sanitarias (Consultas Médicas, Centros de Estética y Cirugía, etc.), Educativas, Administrativas, Culturales, de Restauración y Ocio.

Servicios de calidad

Tratamiento personalizado

Gran experiencia

Nuestros Servicios de Ingeniería de Proyectos

 

Tramitamos LICENCIAS de actividades y de APERTURA de negocios de empresas y particulares en toda Sevilla.
La obtención de la Licencia de Apertura es una competencia municipal, por lo que en cada ayuntamiento existe una Ordenanza que regula su obtención, según una serie de condicionantes.


Principalmente, las actividades se pueden calificar como actividades Inocuas o como actividades Calificadas. 
Las actividades Inocuas (Comercios, Oficinas, etc.) se pueden legalizar mediante la presentación de un PROYECTO TÉCNICO y un CERTIFICADO FINAL DE INSTALACIONES firmado por técnico competente, que junto a una DECLARACIÓN RESPONSABLE firmada por el titular, hace posible la obtención de LICENCIA DE APERTURA de forma prácticamente inmediata.


Las actividades Calificadas (Talleres, Bares, Cafeterías, Salas de Fiestas, Guarderías, Industrias, etc.) se pueden legalizar mediante la solicitud de la preceptiva CALIFICACIÓN AMBIENTAL, tras lo cual, una vez otorgada esta por el Ayuntamiento, se procederá a la presentación del CERTIFICADO FINAL DE INSTALACIONES, junto al justificante de la legalización del resto de instalaciones (Luz, Agua, Aire Acondicionado, etc), tras lo cual se obtendrá la definitiva LICENCIA DE APERTURA.

 

 

Las Licencias de Obras se catalogan como Obra Mayor o Obra Menor, para lo cual, según la Ordenanzas Municipal que proceda y las obras a realizar en el inmueble, se optará por una legalización u otra.
Para legalizar la Obra Mayor se deberá presentar un PROYECTO TÉCNICO, el abono de las tasas municipales correspondientes y un CERTIFICADO FINAL DE OBRAS, una vez se finalicen las mismas.
Para legalizar una Obra Menor, en la mayor parte de los casos, con el pago de la correspondiente tasa municipal y una solicitud es suficiente.

 

 

Las instalaciones tales como las de Contra Incendios, Baja Tensión, Aire Comprimido, Climatización, etc. se legalizan mediante la presentación de un PROYECTO TÉCNICO ante la Conserjería de Industria, adjunto al cual se deben presentar un CERTIFICADO TÉCNICO y la correspondiente ficha de legalización que corresponda.

 

 

El Plan contiene un sistema de acciones y medidas encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia y a garantizar la integración de estas actuaciones con el sistema público de protección civil. Estas acciones y medidas deben ser adoptadas por los titulares de las actividades, públicas o privadas, con sus propios medios y recursos, dentro de su ámbito de competencia.

El plan establece unos criterios básicos de actuación del personal, para una rápida y ordenada actuación, en función del tipo de emergencia. El plan de emergencias responderá, pues, a las preguntas ¿qué se hará?, ¿cuándo se hará? ¿cómo y dónde se hará? y ¿quién lo hará?. Debe contemplar actuaciones o consignas dirigidas a prevenir potenciales situaciones de emergencia.

Determinados centros de trabajo que por su actividad pueden dar origen a una situación de emergencia, están obligados por el RD 393/2007, Norma Básica de
Protección, a disponer de un Plan de Autoprotección (PA).

Un ejemplo de actividades que necesitan de un Plan de Autoprotección son actividades hoteleras, educativas, sanitarias, etc.

 Aquellos centros de trabajo que cumplan los requisitos de actividades contempladas en el punto 2 del Anexo I del RD 393/2007, Norma Básica de Autoprotección, deberán tener confeccionado un Plan de Autoprotección. Por tanto, aquellos centros de trabajo cuyas actividades sean de tipo sanitario, docente, residencial público, almacenamiento u otro tipo de actividad, si reúnen una serie de características en relación con su altura, ocupación, número de camas, número de ocupantes que no puedan realizar la evacuación por sus propios medios, deberán contar con un plan de autoprotección.

En todos aquellos centros de trabajo en los que no sea obligatoria la confección de un plan de autoprotección deberán confeccionar un Plan de Emergencias.

 

 

La Inspección Técnica de edificaciones, más conocida por sus siglas ITE, es el control técnico al que deben someterse las construcciones y edificaciones una vez que alcanzan una antigüedad determinada desde su construcción.

La ITE es un tipo de mantenimiento legal preventivo, sometiendo periódicamente a las construcciones y edificaciones a una comprobación de las condiciones mínimas de seguridad, salubridad, accesibilidad, ornato público, decoro y aquellos otros aspectos que vengan determinados en su normativa local, llegando a determinar, en su caso, las medidas a adoptar para su correcta conservación o rehabilitación.


Las ITE vienen reguladas por el Real Decreto-Ley 8/2011 de 1 de julio, por la normativa publicada en la Comunidad Autónoma y/o Ordenanza Municipal de donde se encuentre el ítem a inspeccionar.
El informe emitido tras realizar la ITE sirve tanto a los propietarios (privados o públicos) como a la administración para conocer el estado en el que se encuentra la construcción o edificación, con el fin de asegurar que no se produzcan daños materiales o personales.

La obligación recae sobre los propietarios (públicos o privados) o en la Comunidad de propietarios en caso de que exista.

Todas aquellas construcciones o edificaciones, ya sea, por su catalogación o por su antigüedad, están obligadas a realizarla, siendo potestad de la Comunidad Autónoma o de los Ayuntamientos la concreción de exenciones.
Siendo cualquier tipo de bien inmueble (edificios, viviendas unifamiliares, naves industriales, oficinas, locales,…) el obligado a realizarla transcurrido una antigüedad y periodicidad determinada por la administración competente.

La antigüedad a partir de la cual las construcciones y edificaciones están obligadas y su periodicidad, dependerá de la normativa del Ayuntamiento y/o Comunidad Autónoma. 

En el caso de aquellas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que no exista ninguna normativa específica al respecto, se realizará a partir de 50 años de antigüedad a partir de la fecha de finalización o reconstrucción, y sólo será aplicable a aquellos municipios con una población superior a 25.000 habitantes, salvo que las Comunidades Autónomas fijen otros estándares poblacionales y en aquéllos que las Administraciones incluyan en las áreas o los entornos metropolitanos que delimiten.

El estudio que se realiza en una ITE es:

  • Estado general de estructura y cimentación que pueda poner en peligro la estabilidad de la edificación, así como, causas y daños producidos por grietas, pandeos, humedades, etc… en paredes, pilares, vigas, etc…
  • Estado de fachadas interiores y exteriores, medianeras y en especial elementos que pudieran suponer un peligro para la vía pública, como cornisas, petos de terraza, salientes o elementos ornamentales entre otros.
  • Estado general de conservación de cubiertas y azoteas. Cumbreras, chimeneas, sumideros, desagües, aislamiento, canales, etc…
  • Estado general de instalaciones. Fontanería, red de saneamiento, instalación eléctrica general gas, Telecomunicaciones, etc…
  • Elementos de accesibilidad. Escaleras y ascensores.

Dependiendo de la normativa específica de obligado cumplimiento del Ayuntamiento o Comunidad Autónoma estos apartados a inspeccionar puede sufrir variación catalogando algunos como opcionales o ampliando otros.

Cuando de la inspección realizada resulten deficiencias, la eficacia del documento acreditativo de la misma, a los efectos de justificar el cumplimiento del deber legal de conservación a que se refiere el artículo 9 de la Ley de Suelo, quedará condicionada a la certificación de la realización efectiva de las obras y los trabajos de conservación requeridos para mantener el inmueble en el estado legalmente exigible, y en el tiempo señalado al efecto.